GARNIER & GARNIER English

Archivos Mensuales:

septiembre 29, 2015

Factores clave para elegir una vivienda eficiente y amigable con el ambiente

post6

El concepto de sostenibilidad considera el equilibrio de tres ejes: ambiental, social y económico. Según la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo (foro creado por las Naciones Unidas), esto significa que el desarrollo satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades.

Bajo esta línea, adquieren más valor los diseños constructivos eficientes, aquellos que cumplen adecuadamente la función planteada. “Estas viviendas podrían ganar plusvalía en el largo plazo, al consumir menos recursos y propiciar un ahorro de costos en la operación del hogar”, afirmó Laura Cruz, gerente de responsabilidad social de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios.

Factores para una vivienda eficiente y amigable con el ambiente.

Una solución inmobiliaria innovadora debería mejorar la calidad de vida de sus clientes e idealmente, buscar la sostenibilidad. Si bien, cada proyecto presenta características propias, con diferentes niveles de eficiencia, al elegir un nuevo hogar, se recomienda valorar si cumple algunas de las siguientes medidas:

Eje ambiental

Respeta su entorno, la flora, e inclusive la fauna.

¿Se realizaron acciones para mitigar la erosión durante el proceso constructivo? Si es un proyecto habitacional, consulte si ha realizado acciones para mitigar la huella como reforestaciones de especies que atraen aves u otros animales.

¿Utiliza especies nativas para la siembra de jardines y áreas verdes? Esto minimizará el uso de fertilizantes y agua para riego.

Energía

Considera el clima donde se desarrolla el proyecto: recorrido del sol, viento, latitud, lluvia y temperatura.

¿El diseñó utiliza ventilación cruzada? Esto disminuye el uso de aire acondicionado.

¿Utiliza la orientación de la obra y distribución del espacio para mayor aprovechamiento de la luz? Esto implica reducción de consumo eléctrico.

Utiliza energías alternativas, como la solar, que genera menor impacto y ahorra costos en el mediano plazo.

Pregunte por las áreas verdes y diseño de paisajismo, ambas estrategias pasivas para controlar la temperatura. ¿Qué tipo de iluminación se usa en las áreas verdes? Además pregunte si ¿seleccionaron luminarias de bajo consumo en las áreas comunes? Estas ahorrarán consumo eléctrico y costos de mantenimiento.

Agua

¿Cuál es el plan de mantenimiento de áreas verdes? ¿Usan sistema de riego? ¿De dónde se tomará el agua?

¿Qué tipo de sistemas de tratamiento de aguas residuales emplea? Prefiera aquellas que utilizan el efluente de las aguas negras para el riego. Esto disminuye los costos de operación y el uso de agua potable para riego.

¿Se instaló grifería e inodoros eficientes? Un inodoro eficiente puede ahorrar hasta un 50% de agua a diferencia del diseño tradicional.

Materiales

Diseña con austeridad y simplicidad -hace más con menos-, por lo que utiliza menos recursos naturales.

Emplea materiales reciclados o reutilizados en el proceso constructivo. O bien, utiliza materiales que puedan ser fácilmente reciclados o reutilizados en el proceso constructivo, – por ejemplo, formaleta metálica o andamios desarmables.

Opta por materiales locales para evitar contaminación y gastos de transporte.

Prefiere materiales, procesos y tecnologías que producen menor cantidad de CO2 y que son más amigables con el ambiente.

Manejo de residuos

Cuenta con sistemas o servicio de recolección de reciclaje. ¿Cómo se va a disponer de los residuos reciclables y no reciclables?

Escoge proveedores con certificaciones ambientales por su bajo impacto y respeto al medio ambiente.

Eje económico

Prefiere materiales locales para favorecer el desarrollo de la industria local.

Reutiliza y/o recicla materiales en la misma obra o para otras construcciones.

Adapta los sistemas constructivos en pro de una mayor eficiencia de los materiales y tecnologías. Al modularlos habrá menor cantidad de desperdicio durante la puesta en obra. Por ejemplo, ¿se adapta el diseño al tamaño del mosaico para evitar el desperdicio?

Opta por la utilización de sistemas prefabricados o de producción en serie para una mayor eficiencia, menor desperdicio y ahorro energético; lo que optimiza gastos de producción y posibilita futuras reutilizaciones si es necesario demoler o remodelar el edificio, entre otros.

Elige materiales durables, con mantenimiento escaso o nulo.

Promueve el uso de materiales “livianos” para facilitar reparaciones en los sistemas o futura demolición.

Proyecta las instalaciones fácilmente accesibles y registrables. Esto mejora las labores de mantenimiento, reparación y desmonte selectivo; y posibilita la recuperación de conductos, líneas, mecanismos y aparatos, para su reutilización o reciclaje.

Trabaja con equipos de bajo consumo para ofrecer máxima eficiencia energética y ahorro de costos de operación.

Optimiza al máximo las áreas del proyecto para que no queden superficies “muertas” sin utilizar.

Aplica los conceptos de arquitectura bioclimática y estrategias pasivas para reducir el consumo energético.

Eje social

¿La obra sigue y promueve los lineamientos y programas de salud y seguridad ocupacional entre los trabajadores?

¿Fomenta contratar mano de obra local (zonas vecinas del proyecto)?

¿Implementa programas de mejoramiento del entorno: estética, seguridad, limpieza, identidad y pertenencia del barrio?

¿El proyecto vela por el cumplimiento de las normas impositivas y cargas sociales en su proceso de construcción?

¿Incentiva políticas de buen vecino con las comunidades aledañas? Esto favorecerá el recibimiento de la construcción y los nuevos vecinos.

¿Evita y previene al máximo los compuestos y materiales orgánicos volátiles? Para minimizar accidentes que pongan en riesgo la vida de alguna persona y genere contaminación.

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 23:39 11Tue, 29 Sep 2015 23:39:03 +000003.

septiembre 29, 2015

Cartago se convierte en polo industrial

post3

Cantón central tiene mayor dinamismo

Cartago se está convirtiendo en un polo industrial con imanes de atracción de capital, entre ellos, mano de obra altamente calificada, costos de energía competitivos y el apoyo de una Zona Económica Especial (ZEE).

En este momento, la Junta de Administración de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec) ofrece tarifas de electricidad hasta 60% más bajas en consumo de media tensión con respecto al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), según tarifas vigentes publicadas por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), en julio del 2015.

Otro aspecto a su favor es que cuenta con el mejor índice de alfabetización (98,7%), por encima del promedio del país (96,2%), y el 22,7% de su fuerza laboral habla inglés, según un sondeo realizado por la empresa Triada Research & Planning, en el 2013.

Precisamente, en el 2008, se comenzó la estrategia de la Zona Económica Especial de Cartago (ZEEC), liderada por el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) -que une fuerzas académicas, empresariales y gubernamentales- para potenciar y aprovechar esos y otros factores en la zona.

Este esfuerzo está dando resultados, no solo para la retención de firmas sino para la atracción de nuevas, así como para apoyar las grandes y a las pymes en la zona, resaltó Karla Halabi, integrante de la ZEEC.

Del 2010 al 2014, se presentó la mayor cantidad de nuevas inversiones de diversas compañías en Cartago -gran parte bajo el Régimen de Zona Franca (RZF)-, respecto a las establecidas en las dos décadas anteriores, según la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Entre las inversiones más recientes se encuentra la Zona Franca La Lima (ZFL), construida en octubre del 2014, donde ya opera la empresa Zollner Elektronik AG, uno de los líderes mundiales en servicios de ingeniería y manufactura electrónica.

Justamente, Garnier & Garnier, la desarrolladora de este parque industrial de 80 hectáreas, informó que ya tiene en lista 25 empresas interesadas en ingresar a la zona.

Fernando Carazo, gerente general de la ZFL, dijo que en el 2016 comienzan la construcción de cinco edificios de 10.000 m² cada uno enfocados a la atracción de corporaciones dedicadas a servicios compartidos.

«Se construirá en dos fases, y la primera de estas tendrá una inversión inicial que rondará los $10 millones», informó Carazo.

SAE-A Spinning S. R. L., planta de confección de hilos originaría de Corea del Sur; la empresa italiana Gualapack, de manufactura de alta tecnología para la industria alimentaria, y IMATS, compañía inglesa especializada en el proceso de inyección y moldeo de plástico, son otras de las empresas que han llegado recientemente a Cartago.

Además, durante los últimos cinco años se han instalado firmas fuera de complejos como Laboratorios Stein, Kimberly Clark y la Planta Industrial SAE-A, destacó Roberto López, analista de Mercado Industrial de la consultora Colliers Internacional.

Cantones aprovechados

En este momento, el cantón de Cartago es el que concentra el mayor desarrollo industrial de la provincia, donde también se ubica el Parque Industrial Z.

Según Colliers Internacional, las principales zonas donde se han llevado a cabo proyectos con carácter industrial son La Lima y Coris de Cartago.

Karla Halabi, representante de la ZEEC, resaltó que otras áreas beneficiadas son Turrialba, El Guarco y La Unión.

Ciertamente, la cantidad de metros cuadrados tramitados para construir ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) en el área industrial muestra un repunte significativo a partir del 2012.

Una tendencia similar han presentado otros sectores como el residencial, comercial y de oficinas. .

En cuanto a oficinas, la principal zona de atracción ha sido Tres Ríos de La Unión, con el pionero oficentro Terra Campus Corporativo.

Respecto al área comercial, destaca el Mall Paseo Metrópoli localizado en La Lima, así como Terramall, en San Diego de La Unión.

«Actualmente, está en desarrollo la zona de Guadalupe (Arenilla) de Cartago, con un proyecto innovador para la población, que pretende abastecer las necesidades de empresas ubicadas a lo largo de la carretera, y asimismo a algunos residenciales aledaños al desarrollo», informó Priscilla Corrales, analista de Mercado Comercial de Colliers.

 

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 23:35 11Tue, 29 Sep 2015 23:35:44 +000044.

septiembre 29, 2015

¿Cómo elegir una vivienda eficiente y amigable?

post5

El concepto de construcción sostenible enmarcará tres ejes que deben ser valorardos a la hora de la compra de su vivienda: ambiental, social y económico. Elegir una opción que haga equilibrio entre las partes, podrá beneficiarlo a futuro.

Los diseños habitacionales que cumplen con este concepto adquieren más valor con el tiempo.

“Estas viviendas podrían ganar plusvalía en el largo plazo, al consumir menos recursos y propiciar un ahorro de costos en la operación del hogar”, afirmó Laura Cruz, gerente de responsabilidad social de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios.

En el proceso de elección de su nueva vivienda usted debe valorar aspectos como los materiales a utilizar, los sistemas de tratamientos de agua, la utilización de energías alternativas, el servicio de recolección de residuos en la zona, y otros.

En el tema económico, por ejemplo, hay que analizar si se optimiza al máximo las áreas del proyecto, si se eligieron materiales que requieren escaso o nulo mantenimiento.

Desde el punto de vista social, el proyecto debería contar con el cumplimiento de las normas impositivas y cargas sociales durante la construcción, programas de mejoramiento del entorno y contratación de mano de obra local.

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 23:31 11Tue, 29 Sep 2015 23:31:56 +000056.

septiembre 29, 2015

Construcción sostenible en Costa Rica ya tiene sus cimientos

post4

En mayo anterior, Schneider Electric abrió su centro corporativo, proyecto de dos pisos con un espacio de 1.400 metros cuadrados, por $1,8 millones.

Tres meses después, Roche inauguró las instalaciones de su nuevo Centro de Servicios y Distribución para Centroamérica y el Caribe, con un área de 5.000 m², en el que invirtió $5,5 millones.

¿Qué tienen en común? Estas estructuras se desarrollaron bajo los lineamientos de construcción sostenible, un tema que en el país ya cosecha 31 proyectos certificados y que tiene más de 79 a la espera de ser reconocidos.

“Somos cada vez más sostenibles”, resaltó Ana Quirós, presidenta del Green Building Council de Costa Rica (GBC-Costa Rica).

Y es que, con el paso del tiempo, una mayor cantidad de firmas se ven atraídas por los múltiples beneficios que tiene la construcción sostenible, aunque esto involucre tener que hacer una fuerte inversión al inicio para ver buenos resultados a largo plazo.

“Si en las edificaciones aplicamos diseño y sistemas que nos permitan ahorrar energía y otros recursos como el agua, estaríamos beneficiándonos y a la comunidad. También esta reducción de consumo genera ahorros económicos en las facturaciones de servicios”, dijo Aarón Morales, asesor técnico de la Cámara Costarricense de la Construcción.

Agregó que se ha demostrado que tener edificaciones sostenibles mejora el bienestar y la productividad de las personas que las utilizan.

Esto porque la sostenibilidad, no solo implica aspectos que procuren un menor impacto al medio ambiente –desde la concepción de la obra, el diseño o el proceso de construcción–, sino también de carácter emocional y laboral.

Esto lo han comprendido a plenitud Schneider Electric y Roche, pero además empresas como Coope Ande, Garnier & Garnier, Inmobiliaria Contempo, Fuprovi, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y otras.

“Un edificio verde aumenta la productividad de los ocupantes, pues ha sido diseñado pensando en la calidad de los espacios habitables, la cantidad de iluminación natural requerida, niveles acústicos adecuados, el control térmico y otros. Todos estos aspectos para mejorar la calidad de vida y salud”, dijo José Ugalde, director de ventas de Schneider Electric.

En la ola constructiva

En el país existen varios sistemas para evaluar si una construcción es sostenible, sin embargo, destacan tres: LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), EDGE (Excellence in Design for Greater Efficencies) y Reset (Requisitos para las edificaciones sostenibles en el Trópico).

El primero es el más conocido dentro de nuestras fronteras, está disponible desde hace más de ocho años y fue desarrollado por el Consejo de la Construcción Ecológica de Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés).

LEED toma en cuenta aspectos como el sitio donde se ubicará la estructura, la eficiencia en el uso tanto del agua y la energía, los materiales y recursos, la calidad del ambiente interior, la innovación y el diseño.

A agosto de este año, según datos del USGBC, en territorio nacional había 29 proyectos certificados (unos 216.300 m²) y 76 registrados (cerca de 737.779 m²).

Estos números son superiores a los que se reportan en otros países cercanos, como por ejemplo, Panamá y Guatemala.

Entre los proyectos que cuentan con esta certificación están el Centro Corporativo El Tobogán, la sucursal de Coope Ande en Heredia, las oficinas corporativas de Schneider Electric y Centro Corporativo El Cafetal.

Inmobiliaria Contempo y sus inversionistas pagaron $65 millones para crear El Tobogán, edificio que consume 40% menos de energía que un edificio convencional. Además, produjo 50% menos residuos en su construcción y se planea una reducción del 50% en los residuos en su operación.

“Creemos que es posible que la construcción del futuro sea sostenible por lo que pensamos en un edificio amigable con el ambiente y con tecnología de punta que pudiera brindar mejores condiciones a sus usuarios”, afirmó Rodolfo Cruz, gerente general del complejo corporativo.

Por su parte, Alexandra Márquez, gerente general de Coope Ande, señaló que los beneficios de la certificación LEED van desde lo ambiental y comercial hasta en aspectos económicos.

“Se reduce el impacto ambiental mediante el menor uso de energía entre un 20% y 25%, además de la reducción de las emisiones de CO2 en un 33% y del uso del agua en un 40% o 50%”, acotó.

Schneider Electric invirtió más de $100.000, para lograr la certificación debido a que tenía que integrar tanto materiales como equipo tecnológico que garantiza cumplir con lo que requería la certificación.

“Toda la inversión fue necesaria para cumplir con los detalles que exige la certificación como alfombras, ambiente, aire, iluminación, sensores, ergonomía y parqueos”, mencionó Ugalde.

La firma puede llegar a ahorrar entre un 30 % y 50% de energía. Ahora aspiran alcanzar otras certificaciones locales.

Otro inmueble certificado es el Centro Corporativo El Cafetal, que entre sus características está tener un 60% del área con ventanería que mejora la iluminación y, a su vez, tiene aislante de calor con filtro de rayos ultravioleta.

El parqueo y las calles cuentan con una estructura de pavimento y adoquines permeable, que consta de una subestructura capaz de permear el volumen de agua pluvial y retarda hasta en 57 minutos el tiempo de desfogue al río.

Además, el 80% de los porcelanatos es de material reciclado y también lo es el 50% del cielo suspendido utilizado en el proyecto también. A esto se suma que tienen un plan para el control de la erosión del suelo, la sedimentación de las vías acuáticas y la generación de polvo a la atmósfera.

Mientras estos proyectos disfrutan los beneficios de la certificación, otros están en el proceso de obtención, entre ellos, el centro de servicios y distribución de Roche y Zona Franca La Lima.

“El inmueble se concibió para ofrecer a nuestros colaboradores las condiciones óptimas que requieren durante su jornada laboral. Estamos en búsqueda de la certificación LEED”, mencionó Krishnan Castillo, director financiero de Roche.

Algunas de sus características es que poseen sensores de vacancia y de luz de día, un sistema de cámaras de frío y climatización que no contamina la capa de ozono, estaciones de trabajo 100% ergonómicas y diseñadas con el concepto de espacio abierto.

Todos estos proyectos evidencian que las áreas de oficinas son las que más aspiran a la obtención de la certificación LEED. A agosto, eran 49 según USGBC.

Edge y Reset, el camino a seguir

Tanto Edge como Reset tienen poco tiempo de estar intentando atraer la atención de los empresarios interesados en darle un mayor respaldo a sus proyectos construidos de forma sostenible.

Hasta marzo pasado, EDGE era una certificación que se conseguía solo en el extranjero. Sin embargo, el software se calibró para el país gracias al apoyo de la Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial.

La presidenta del GBC para el país explicó que este tipo de certificación mide el consumo de energía, agua y materiales (que también incluye cómo fue su proceso de producción y la manera en como fue incluido a la edificación).

Es aplicable en cinco categorías: residencia, oficina, turismo, hospitales y comercio. Actualmente, hay un proyecto certificado (Hotel City Express) y dos en camino: el condominio Linda Vista de la Fundación Promotora de Vivienda (Fuprovi) y un edificio de oficinas del ICE.

Linda Vista contempla 98 viviendas de interés social que tienen 54,7 m² y 69,20 m². Para este proyecto se estima una inversión de más de ¢1 .773 millones.

Ahora está en la fase de trámites de permisos de construcción y formalización. En los planes está que la construcción inicie en febrero 2017 y esté listo en el 2018.

EF intentó contactar al Hotel City Express, sin embargo, al cierre de edición no hubo respuesta.

En marzo del 2014, se realizó el lanzamiento de Reset para el diseño de los proyectos y, al finalizar ese año, se contó con los requisitos para la certificación de construcción y operación.

Esta es una norma propia del país y según Alfonso Montero, director de evaluación de la conformidad del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (Inteco), evalúa aspectos sociales, ambientales y económicos.

La cantidad de dinero que se requiere para el proceso de certificar el diseño puede rondar entre los $1.200 y los $1.400. Si es de construcción y operación está entre los $1.400 a $2.000.

El funcionario mencionó que hasta el momento se ha certificado un solo proyecto: Auto Banco del BAC San José.

Con el avance en este tipo de edificio, se coloca un ladrillo de los muchos que aún faltan para la creación de ciudades sostenibles.

“En una ciudad sostenible, debería minimizarse el riesgo ambiental y maximizarse su infraestructura. A la vez, debería tener un sistema de transporte público eficiente y que use energías limpias”, recalcó Ileana Granados, del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos.

Imagen sostenible

Social: Generación de empleo, vivienda digna, lugares funcionales, respeto de espacios y territorios.

Ambiental: Materiales que se emplean, uso y eficiencia de la energía, localización e impactos, aprovechamiento de condiciones climáticas y de suelo.

Económico: Infraestrutura de servicios, innovación en la calidad de las viviendas, capacitación de profesionales, accesibilidad.

Fuente INTECO

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 23:28 11Tue, 29 Sep 2015 23:28:23 +000023.

septiembre 29, 2015

Cartago se convierte en polo industrial

post3

Cartago se está convirtiendo en un polo industrial con imanes de atracción de capital, entre ellos, mano de obra altamente calificada, costos de energía competitivos y el apoyo de una Zona Económica Especial (ZEE).

En este momento, la Junta de Administración de Servicios Eléctricos de Cartago (Jasec) ofrece tarifas de electricidad hasta 60% más bajas en consumo de media tensión con respecto al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), según tarifas vigentes publicadas por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), en julio del 2015.

Otro aspecto a su favor es que cuenta con el mejor índice de alfabetización (98,7%), por encima del promedio del país (96,2%), y el 22,7% de su fuerza laboral habla inglés, según un sondeo realizado por la empresa Triada Research & Planning, en el 2013.

Precisamente, en el 2008, se comenzó la estrategia de la Zona Económica Especial de Cartago (ZEEC), liderada por el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) –que une fuerzas académicas, empresariales y gubernamentales– para potenciar y aprovechar esos y otros factores en la zona.

Este esfuerzo está dando resultados, no solo para la retención de firmas sino para la atracción de nuevas, así como para apoyar las grandes y a las pymes en la zona, resaltó Karla Halabi, integrante de la ZEEC.

Del 2010 al 2014, se presentó la mayor cantidad de nuevas inversiones de diversas compañías en Cartago –gran parte bajo el Régimen de Zona Franca (RZF)–, respecto a las establecidas en las dos décadas anteriores, según la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Entre las inversiones más recientes se encuentra la Zona Franca La Lima (ZFL), construida en octubre del 2014, donde ya opera la empresa Zollner Elektronik AG, uno de los líderes mundiales en servicios de ingeniería y manufactura electrónica.

Justamente, Garnier & Garnier, la desarrolladora de este parque industrial de 80 hectáreas, informó que ya tiene en lista 25 empresas interesadas en ingresar a la zona.

Fernando Carazo, gerente general de la ZFL, dijo que en el 2016 comienzan la construcción de cinco edificios de 10.000 m² cada uno enfocados a la atracción de corporaciones dedicadas a servicios compartidos.

“Se construirá en dos fases, y la primera de estas tendrá una inversión inicial que rondará los $10 millones”, informó Carazo.

SAE-A Spinning S. R. L., planta de confección de hilos originaría de Corea del Sur; la empresa italiana Gualapack, de manufactura de alta tecnología para la industria alimentaria, y IMATS, compañía inglesa especializada en el proceso de inyección y moldeo de plástico, son otras de las empresas que han llegado recientemente a Cartago.

Además, durante los últimos cinco años se han instalado firmas fuera de complejos como Laboratorios Stein, Kimberly Clark y la Planta Industrial SAE-A, destacó Roberto López, analista de Mercado Industrial de la consultora Colliers Internacional.

Cantones aprovechados

En este momento, el cantón de Cartago es el que concentra el mayor desarrollo industrial de la provincia, donde también se ubica el Parque Industrial Z.

Según Colliers Internacional, las principales zonas donde se han llevado a cabo proyectos con carácter industrial son La Lima y Coris de Cartago.

Karla Halabi, representante de la ZEEC, resaltó que otras áreas beneficiadas son Turrialba, El Guarco y La Unión.

Ciertamente, la cantidad de metros cuadrados tramitados para construir ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) en el área industrial muestra un repunte significativo a partir del 2012.

Una tendencia similar han presentado otros sectores como el residencial, comercial y de oficinas. .

En cuanto a oficinas, la principal zona de atracción ha sido Tres Ríos de La Unión, con el pionero oficentro Terra Campus Corporativo.

Respecto al área comercial, destaca el Mall Paseo Metrópoli localizado en La Lima, así como Terramall, en San Diego de La Unión.

“Actualmente, está en desarrollo la zona de Guadalupe (Arenilla) de Cartago, con un proyecto innovador para la población, que pretende abastecer las necesidades de empresas ubicadas a lo largo de la carretera, y asimismo a algunos residenciales aledaños al desarrollo”, informó Priscilla Corrales, analista de Mercado Comercial de Colliers.

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 23:23 11Tue, 29 Sep 2015 23:23:43 +000043.