GARNIER & GARNIER English

julio 2, 2015

Desarrollos inmobilarios generan cadenas de valor

Tras 18 años de trayectoria en el mercado inmobiliario costarricense, para Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios una reflexión está más presente hoy que nunca: las empresas tienen un deber como ciudadanos corporativos, de articular valor e inspirar cambios positivos en los públicos que impactan. Esto ha permitido la evolución de la compañía y en el presente, apoya su operación interna y externa en una estrategia de sostenibilidad, que se fundamenta en políticas de mejores prácticas laborales, principios de desarrollo sostenible y los valores de la responsabilidad e integridad.

“Cada desarrollo inmobiliario representa una oportunidad para evaluar y proponer iniciativas de acuerdo con los impactos y perfil del proyecto”, opinó Laura Cruz, gerente de responsabilidad social de Garnier & Garnier.

El eje de este trabajo nace en las cadenas de valor. Sus Códigos de Conducta y Ética velan por un entorno laboral edificante para sus colaboradores y proveedores, quienes incluso se comprometen formalmente a cumplir una Política de Salud y Seguridad en sus contratos. Asimismo, una política ambiental interna promueve directrices eco-amigables para optimizar los recursos.

Los proyectos desarrollados por Garnier & Garnier como Zona Franca La Lima, Centro Corporativo El Cafetal, Hacienda Espinal o su más reciente proyecto vertical, Azenza Towers tienen un factor en común: su enfoque integral social-ambiental. Conceptos innovadores y de calidad apuntan a minimizar la huella constructiva y fomentar diseños eficientes e inteligentes de la mano de iniciativas formales de organización comunitaria, educativas, sociales, de infraestructura para la calidad de vida y de conservación del ambiente. Producto de este esfuerzo, la Cámara Costarricense de la Construcción le otorgó el premio de Construcción Sostenible 2014.

Soluciones inmobiliarias buscan protección del ambiente

Garnier & Garnier detecta oportunidades de mitigación de impacto en cada proyecto. Así, en Hacienda Espinal se trasladan las buenas prácticas hasta el cliente final, mediante la creación de un “Manual de Construcción Sostenible” que les brinda lineamientos para construir sus hogares. Además, se sembraron más de 2.500 especies nativos en colaboración con la Fundación Árboles Mágicos y se elaboró un manual de especies nativas para incentivar a que los clientes continúen con el esfuerzo. De igual forma, Azenza Towers incorpora jardines verticales y utilizó 3500 m2 de siembra de especies nativas.

Por su parte, el Centro Corporativo El Cafetal logró la acreditación LEED® Silver, y al igual que Zona Franca La Lima, en proceso de pre-certificación, esto se convierte en prácticas sostenibles y medidas permanentes para reducir el impacto ambiental durante el desarrollo del proyecto, así como un valor agregado para los clientes. De forma puntual, El Cafetal ahorra 15% en eficiencia energética, 33% de agua al usar sanitarios eficientes y se determinó 41% del área total para áreas verdes. Estas incorporaron 100% de plantas autóctonas, reduciendo el uso de agua para riego, el cual proviene del efluente de la planta de tratamiento.

Lazos de alianza

“La empresa aporta, la comunidad aporta y entre todos se gestiona el aporte gubernamental, si es necesario”. Mediante la estrategia de responsabilidad social, Garnier & Garnier aporta recursos, tiempo y talento para desarrollar programas cuyas acciones respetan e incorporan principios legales y éticos, así como trabaja en conjunto con asociaciones y líderes de la comunidad, municipalidades y distintas entidades gubernamentales.

Un diagnóstico comunitario permite generar planes de trabajo que potencien la capacidad comunitaria. Gracias a su experiencia la compañía formalizó un Modelo de Relacionamiento Comunitario y sin duda, uno de los factores de éxito ha sido impulsar iniciativas donde las experiencias creadas a través de los comités y alianzas comunitarias fortalezcan la capacidad organizativa local.

Actualmente Garnier & Garnier participa en cuatro alianzas comunitarias. En palabras de Ana Rosa Zumbado, de la Asociación de Cuidados Paliativos en San Rafael de Alajuela, “ha sido muy importante porque siempre hemos trabajado solos y a partir de que se creó la Alianza otras empresas nos están ayudando también. Hay más fuerza y nos sentimos más acompañadas”.

Mediante la Alianza Comunitaria de San Rafael y con el apoyo de Hacienda Espinal se logró el otorgamiento del lote para Asociación de Cuidados Paliativos, los estudios de suelo y planos constructivos para el Centro de Cuidados Paliativos en la zona y recientemente se organizó la primera feria de empleo local, a la cual asistieron más de 250 personas. También en el mediano plazo, 800 escolares de la zona se beneficiarán del convenio con el programa “Piensa en Arte”, el cual potencia las destrezas sociales y cognitivas con talleres de arte.

Las iniciativas impulsadas responden de manera estratégica a las necesidades locales y mantienen afinidad con el proyecto inmobiliario, en una relación ganar-ganar. Por ejemplo su apoyo a la Alianza Comunitaria de La Lima de Cartago permitió la creación del Centro Comunitario de Informática y el Centro Corporativo El Cafetal, constituyó el Comité pro Colegio Técnico de Belén (CTB), con especializaciones afines a las empresas de la zona y el parque, inaugurado en febrero de 2014.

“En Garnier & Garnier aspiramos a ser un vecino activo de forma estructurada, un catalizador de oportunidades para el desarrollo, en cada proyecto que iniciamos, con la visión de trasladar conocimiento y dejar una capacidad instalada en las comunidades donde se opera”, finalizó Cruz.

Archivado en Noticias
Garnier y Garnier @ 16:32 04Thu, 02 Jul 2015 16:32:36 +000036.

Página principal Publicar un comentario en la entrada TrackBack URL

DEJA UN
COMENTARIO